Infórmate

El litio en el medioambiente: flora, fauna y energía verde

Descarbonización y transición energética constituyen objetivos compartidos a nivel mundial, y su cumplimiento está intrínsecamente ligado a la minería del litio. Frente a esto, el proceso de extracción de litio desde los salares, ricos en biodiversidad y equilibrio hidrogeológico, plantea desafíos medioambientales que requieren de una regulación de esta actividad, que permita un desarrollo sostenible al minimizar el consumo de agua y fomentar el uso de energías renovables.

 

¿Qué es la transición energética?

La transición energética es un proceso de cambio gradual y sostenido para el desarrollo de una matriz de energía sostenible, con el objetivo de reducir la combustión de combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), en un contexto de cambio climático.
Chile cuenta con abundantes reservas de litio y cobre, lo que posiciona al país como uno de los protagonistas de este proceso, con un rol clave en los nuevos mercados tecnológicos asociados a la transición energética global.
 

¿Qué entendemos por economía verde e inclusiva?

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas, la economía verde promueve la sostenibilidad y equidad social como una función de un sistema financiero estable y próspero, considerando la fragilidad y escasez de los recursos de nuestro planeta. Además, presenta un camino para alcanzar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y erradicar la pobreza mientras se salvaguarda los límites ecológicos que apuntalan la salud humana, el bienestar y el desarrollo.
La creciente demanda de litio, plantea la necesidad de aumentar las exigencias a las empresas extractivas para aplicar medidas ambientales en sus actividades productivas, además de revisar el rol de los países como proveedores de materias primas, generando marcos regulatorios que permitan la obtención de recursos de manera responsable y sostenible.

Avances de Chile en energía verde

La energía verde en Chile ha experimentado avances significativos en los últimos años. En 2021, se aprobó una ley de eficiencia energética que establece nuevos estándares para vehículos y ofrece beneficios para la depreciación acelerada de vehículos eléctricos. En paralelo, se está implementando la “Estrategia Nacional de Electromovilidad”, con el objetivo de lograr que el 100% del transporte público urbano sea eléctrico para el año 2050, y alcanzar un 40% en vehículos particulares.

 

El potencial del litio en Chile y su entorno

Chile cuenta con un potencial geológico privilegiado que proporciona diversas fuentes para la explotación del litio: los salares. Estos se pueden encontrar en zonas costeras, entre los dos cordones cordilleranos, pero principalmente en zonas andinas y altoandinas, es decir sobre los 3 mil metros de altura sobre el nivel del mar.
(Para más información, puedes revisar la sección Descubre)

 

Un salar es una zona de terreno continental, poco profunda, que contiene altas cantidades de sal y otros minerales. Los salares se forman en zonas desérticas, con escasez de lluvia y altas tasas de evaporación, lo que provoca la acumulación de sales y minerales.

Chile cuenta con numerosos salares que contienen altas concentraciones de litio entre otros recursos minerales de interés. La existencia de salares en nuestro territorio se explica por condiciones geológicas y climáticas, entre las que destacan:

  • Cordones montañosos que ayudan a la formación de cuencas cerradas.
  • Presencia de volcanes en la zona que aportan componentes químicos a la cuenca.
  • Clima hiperárido del Desierto de Atacama.

 

Flora y fauna en salares

Los salares son refugios esenciales para la flora y fauna, ambientes únicos que además proporcionan importantes recursos minerales como el litio, que es clave para descontaminar la matriz energética actual. Conocer los ambientes naturales de estas zonas es vital para su protección y el progreso hacia una minería sustentable, ya que cada salar tiene características propias.

En la Reserva Nacional Los Flamencos y en el Sitio Ramsar Sistema Hidrológico de Soncor ubicados en la cuenca del Salar de Atacama, se protege y reconoce la riqueza biológica de este entorno. El desierto del Salar de Atacama exhibe una homogeneidad paisajística, desde extensiones sin vegetación hasta comunidades esteparias, cada una con su propio conjunto de flora y fauna.

 

La flora del Salar de Atacama en las zonas interiores, la aridez extrema limita la vida a lagunas salinas, mientras que en los márgenes orientales, una faja vegetacional rica y vertientes permanentes brindan un hábitat único. Destacan el Cachiyuyo y la Brea, especies como Atriplex atacamensis y Tessaria absinthioides.

En cuanto a la fauna, tres especies de flamencos, el Andino, de James y Chileno, encuentran en este salar su principal sitio de hibernación y reproducción. Lagunas someras albergan microalgas y microinvertebrados que sustentan la dieta de flamencos, caitíes, chorlos y otras aves migratorias, creando un equilibrio único en este ecosistema frágil.

La Reserva Nacional Los Flamencos, el Sitio Ramsar de Soncor y el Valle de la Luna, resguardan especies como el tuco tuco, zorro culpeo, puma, vicuñas y guanacos, así como flora representativa como el tamarugo y algarrobo. 

En la Región de Arica y Parinacota, el Salar de Surire destaca por ser clave en la reproducción del flamenco chileno. En Tarapacá, el Salar del Huasco revela la presencia de pumas, gatos colocolos y aves como el flamenco chileno. El Salar de Tara, en Antofagasta, es testigo de nidificaciones de flamencos y alberga vicuñas y vizcachas. El Salar de Pujsa, también en Antofagasta, se destaca por su diversidad aviar y la presencia de vicuñas.

En la Región de Antofagasta, el Salar de Aguas Calientes IV revela una flora única, con especies como la copa copa, chachacoma y pingo-pingo. El Complejo Lacustre Laguna del Negro Francisco y Laguna Santa Rosa en la Región de Atacama albergan especies como la lagartija de Rosenmann, el flamenco chileno y la parina grande.

Protección y conservación


Las recomendaciones de diversas organizaciones, incluido el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, destacan algunos temas clave para la conservación de estos ecosistemas, tales como el compromiso comunitario, la gestión de residuos, el consumo y contaminación del agua, y la contaminación atmosférica.

En Chile, el cuidado de la flora, fauna y biodiversidad en la industria del litio y la explotación de salares es una prioridad abordada por diversas entidades, tales como:

Ministerio de Medio Ambiente: cumple una función central en la industria del litio, a cargo de establecer los marcos normativos ambientales, incluyendo participación ciudadana y consulta indígena.

Servicio de Evaluación Ambiental (SEA): organismo público a cargo de administrar el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) y promover y facilitar la participación ciudadana en la evaluación de proyectos. La evaluación del impacto ambiental (EIA) es el procedimiento previsto para determinar si el impacto ambiental de un proyecto o actividad se ajusta a las normas jurídicas vigentes, y culmina con Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA).

Superintendencia del Medio Ambiente: es responsable de la fiscalización y el monitoreo del cumplimiento de las condiciones señaladas en las RCA otorgadas.